¿Imprimible o no imprimible? Tal es la pregunta